Preguntas frecuentes

Sí, a los muebles no les perjudican las características del sistema de calefacción, eso sí, deben colocarse al menos a 3 cm de distancia. El espacio es necesario para que dejemos pasar el aire caliente y calentemos la pared.

Circuitos de calefacción Climaboard® se forman por tubos de idéntico diámetro. La falta de cambio de diámetros resulta en una presión más uniforme por lo cual la formación de gases en el agua es reducida. Si aún así se forman burbujas de aire, estos se pueden purgar en el colector de distribución. Para ello se cierran todos menos el circuito a purgar para hacer la burbuja moverse en dirección al colector de distribución. 

El zócalo radiante ahorra energía por tres razones:

1. Paredes secas: Con el zócalo las paredes estarán secas. Las paredes secas son un mejor aislante que las paredes húmedas.

2. Calentamiento de las paredes y otros cuerpos sólidos, en lugar del aire: Con el zócalo radiante serán los cuerpos sólidos los que se calienten (paredes, armarios etc) al mismo tiempo que el aire se queda relativamente frío. Con el aire de la habitación calefactada tenemos, sin embargo, menos pérdidas de calor. El zócalo tiene que calentarlo menos de lo que tendría que hacerlo una calefacción de convección.

3. Temperaturas de la habitación más bajas: Debido al equilibrado perfil de tempertura las paredes calientes pueden aumentar la media de la temperatura de la habitación y al mismo tiempo aumentar el confort hasta 3ºC. Así se reducirán las érdidas de calor y podemos ahorrar energía